CobayasClub ChiquitoWeb
PREGUNTAS FRECUENTES
Enviar a un amigo
¿Como debo hacer para enseñar a mi cobaya a hacer cosas?

Dudas frecuentes sobre cobayos


El cobaya es más inteligente de lo que la mayoría de las personas imaginamos. Este animal suele ser encasillado por la gente que nunca ha tenido la oportunidad de poseer uno como un animal estúpido e inactivo, que se sienta en la jaula todo el día y se cruza de brazos. Si tu no prestamos atención a nuestros cobayas, entonces tendremos que darle la razón a la gente que piensa así, eso será exactamente el resultado que obtendremos y nunca veremos las capacidades verdaderas del animal.

Los cobayas aprenden a través del uso de sus sentidos y de acciones repetitivas. No aprenderán por el simple hecho de aprender, pero si aprende por algo: por la consecución de algo a su favor. La mayoría que los científicos han probado la habilidad educativa del cobaya utilizando la comida como un factor motivador y muchos dueños son también conscientes de que sus cobayas pueden aprender a llamar su atención a través de sus travesuras.

Los conejillos de Indias aprenden de dos maneras, principalmente:

Por el sonido:

El sentido más impresionante de un cobaya es su sentido de audición. El sentido auditivo es el más utilizado por el cobaya para aprender. La capacidad auditiva de aprendizaje es la única que la mayoría de los dueños primerizos advierten. En general, los que más facilmente podrán enterarse esta habilidad de su mascota son aquellos que la suministran otro tipo de alimentos a parte del compuesto o alimento peleteado. Muchos dueños se encuentran con que su cobaya aprende a asociar la abertura de un refrigerador y el matraqueo de plástico con comida en menos que una semana. Esto es demostrado por el nivel de excitación y los silbidos con los que el animal emite cuando estos sonidos se oyen.

Hay cobayas que llegan un paso más lejos en este tipo de aprendizaje auditivo. Es evidente que algunos cobayas aprenden a reconocer a sus dueños por los sonidos de su patrón de paso al andar y de sus voces. Hemos tenido la oportunidad de disfrutar de este tipo de aprendizajes por nosotros mismos y de demostras a incrédulos amigos que los cobayas no son esos "roedores tontos" como ellos los llamaban.

Hay algunos dueños que se han encontrado con que pueden entrenar a su cobaya para responder para una campana resonante. Varios autores mencionan en sus libros que algún cobaya puede ser adiestrado para responder a una canción específica que puede producirle excitación cuando la oye, especialmente si cuando se la ponemos coincide con la entrega de una golosina o similar. No es extraño que el cobaya tenga estas capacidades de aprendizaje a través del sonido. Es bien sabido que los cobayas poseen un lenguaje propio que poco a poco intentamos conocer los humanos. Si el animal tiene la inteligencia para crear sonidos específicos en respuesta a ciertos sentimientos o acciones, entonces también puede aprender a asociar "sonidos extranjeros" con sucesos y acciones.

Muchas de las tareas citadas anteriormente pueden parecer simples, pero son más complicadas que uno puede pensar. Estas acciones demuestran que los cobayas no sólo aprenden a responder a través del sonido directo y la asociación acción/objetivo, también pueden recordar el sonido y responder a él de una manera específica mostrando un reconocimiento bien fundado. La habilidad a responder a complejos conjuntos de sonidos como voces y patrones (nuestros pasos al andar, canciones, etc.) no es ciertamente hecho simple. Estas capacidades aisladamente prueban una inteligencia considerable, pero éste es justamente el comienzo, el cobaya puede hacer mucho más.

Por la vista:

Este es un sentido medianamente importante en el cobaya. La mayor parte de los cobayas tiene una visión más aguda que los humanos, pueden ver en color (la mayoría de los roedores de su grupo familiar no puede ver colores), tienen una excelente visión nocturna y un ángulo muy amplio de visión periférica, permitiéndoles ver todas las áreas laterales y superiores a ellos, excepto por detrás. Su gran angulo de visión periférica deriva en una escasa percepción de profundidad, siendo este el principal motivo de que muchos los cobayas sufran heridas por caidas, al no percibir bien los cambios de altura, etc.

La mayoría de os test de inteligencia realizado por laboratorios e investigadores ha probado la habilidad de asociar colores con una respuesta deseada o regalo. Investigadores alemanes realizaron una prueba en la que cuatro tazones de tamaño igual pero los colores diferentes se llenaron de comida y se mostraron al cobaya protagonista del experimento. El siguiente paso fue vaciar todos los tazones menos el rojo, dejando al cobaya que localizara el tazón correcto. Durante los primeros intentos, el animal iba de tazón en tazón hasta que encontraba el correcto, no tardando mucho en aprender a ir directamente al tazón rojo. A continuación se decidió cambiar el orden de los tazones a fin de que el tazón rojo estuviera en una posición diferente dentro del grupo de tazones: Para asombro de los investigadores, el cobaya fue directamente al tazón rojo en su nueva posición. El siguiente paso fue meter la comida en el tazón verde. Después de algunos intentos, el cobaya acudía todo el tiempo y directamente a este tazón a por su comida. Esto puede parecer una tarea fácil, pero se puede apreciar inteligencia en asociar un color con comida y aprender el color correcto por el que ir a pesar de las distintas posiciones de estos en el grupo.

Hay varios laboratorios que han realizado nuevas pruebas para determinar el nivel de inteligencia que poseen los cobayas. Una de estas pruebas fue similar a la prueba del tazón, donde un set de botones coloridos diferentes fue presentado a un cobaya. Este fue adiestrado para presionar con la nariz un botón determinado para recibir un artículo que, en este caso, podía ser agua o comida. Sólo dos de los diez botones producían los objetos deseados. El Laboratorio realizó la prueba con 50 animales, de ellos sólo 2 no consiguieron aprender a presionar los botones. El resto de los animales (48) fue lo suficientemente inteligente para aprender a jugar con los botones, usando sólo los dos botones útiles cuandoquiera que desearon comida o agua. De esta forma se ha podido certificar que algunos cobayas pueden llegar a asimilar colores e incluso formas.

En cualquier caso, todos debemos saber que cada cobaya tiene su propio carácter e inteligencia, unos aprenderán mas rápido que otros y, en ningún caso hemos de obligarles a hacer algo o someterles a malos ratos para conseguir que realicen lo que deseamos. Símplemente podemos intentar enseñarles ciertas cosas divertidas aprovechando los ratos de juego que todos debemos dedicar diariamente a nuestros pequeños amigos.



(c) CobayasClub  1999- | Aviso legal | Agregar a favoritos | Publicidad |
 Contactar